La osteopatía es una terapia manual no invasiva que evita el uso de fármacos para llegar a curar. Lo realiza liberando a los tejidos del cuerpo de sus restricciones para que tengan un mejor funcionamiento, estos tejidos pueden ser vísceras, tejido del sistema nervioso, fascias, músculos y huesos entre otros. Su objetivo es influir positivamente en el sistema nervioso y la fluctuación de líquidos que regulan nuestro sistema.

La osteopatía es un enfoque único en la asistencia sanitaria, ya que engloba todo el cuerpo como un único sistema integral relacionando la diversa sintomatología que presenta el paciente. El osteópata no se limita a concentrarse en el tratamiento de la problemática, el objetivo final de su tratamiento es utilizar técnicas manuales para equilibrar los diferentes sistemas del cuerpo para que las personas exploten al máximo su salud.

Desde la osteopatía se recomienda el tratamiento tanto en momentos de patología como de manera preventiva. A continuación se explica esta afirmación.

¿Cuál es la filosofía de la osteopatía?

Uno de los principios fundamentales de la osteopatía se basa en que todas las partes del cuerpo funcionando de una manera integrada. Si una parte o sistema del cuerpo no funciona correctamente, es decir está en disfunción, el resto del cuerpo debe compensar y hacer la función de éste. Esto se conoce como una adaptación y con el tiempo conduce a la inflamación, el dolor, la rigidez y otras condiciones de salud. Cuando el cuerpo está libre de restricciones en el movimiento, el tratamiento osteopático asiste al cuerpo para potenciar su buen funcionamiento. Así el osteópata puede tratar patologías o bien hacer un tratamiento preventivo para que éstas no aparezcan.

Otro principio de la osteopatía explica la relación que existe entre la estructura de nuestro cuerpo y la función de éste, o al revés. Es importante mantener una postura idónea para facilitar el movimiento de los pulmones dentro las costillas. El ejemplo en dirección contraria es como un resfriado disminuye nuestra capacidad de mover las costillas y brazos. Es común ver afectada la estructura y la función en una misma persona, por lo tanto la osteopatía tratará ambas cosas.

El tercer principio de la osteopatía hace referencia a la importancia de los fluidos en el organismo y la circulación de estos para mantener la hemostasia (equilibrio) en nuestras funciones. Se pueden clasificar los diferentes líquidos en arterial / venoso, linfático y el cefalorraquídeo. Los fluidos arterial y venoso tienen la función de oxigenar las células de nuestro cuerpo y suministrarle los nutrientes que le son necesarios y de recoger de estas mismas células lo que debe ser eliminado del cuerpo. El fluido linfático tiene como función principal la defensa del cuerpo de enfermedades, identificando y eliminando lo que nos puede afectar de manera negativa. Finalmente el líquido cefalorraquídeo rodea el sistema nervioso aportándole nutrientes y eliminando sustancias de desecho. Por eso el osteópata da tanta importancia al buen movimiento de estos fluidos y es uno de los objetivos de sus tratamientos.

El último principio de la osteopatía concluye que el cuerpo humano tiende a la salud. Así cuando hay restricciones, una estructura o función está alterada o bien los diferentes fluidos no se mueven correctamente es posible que aparezca alguna patología. En este momento el osteópata te puede ayudar desbloqueando el sistema que no funciona correctamente y será el propio cuerpo el que acabe solucionando la patología ya que tiene la capacidad para hacerlo. De este modo funciona el principio de autocuración.

¿Qué puede tratar la osteopatía?

Los tratamientos en la osteopatía no encarados a los síntomas sino a la causa de los mismos. Debemos diferencia entre etiología (de donde proviene el problema) y la sintomatología (donde se manifiesta el problema o nos produce dolor). De esta manera el primero que se hace es identificar la etiología para luego aplicar idóneo.

Así la lista de patologías que se pueden tratar es variada, a continuación una lista por temática:

Patologías musculoesqueléticas:

Dolor de espalda

Tendinitis

Esguinces

Escoliosis

Contracturas

Hernias discales

Patología visceral:

Pulmonar

Cardiovascular

Gastrointestinal

Genitourinaria

Patología funcional:

Estrés

Dolor de cabeza

Dificultad para dormir

Estreñimiento

Erupciones

El equipo profesional de la Clínica FIO2 tiene amplia formación en osteopatía. Si tienes cualquier duda sobre los tratamientos no dudes en ponerte en contacto con los profesionales de Clínica FIO2. Ellos te asesorarán sobre cuál es el mejor tratamiento para ti dependiendo de la lesión, dolor o patología que presentes.