Fisioterapia y diástasis abdominal de rectos

La diástasis abdominal de los rectos es una afección bastante común del embarazo y el posparto en que las mitades derecha e izquierda del músculo recto mayor del abdomen se separan por una distensión de la línea Alba (el tejido que los une).

La ampliación y el adelgazamiento de la línea Alba en la diástasis abdominal de los rectos se produce en respuesta a la fuerza del útero que empuja contra la pared abdominal, conjuntamente con las hormonas del embarazo que elastifican el tejido conectivo. Una línea media de más de 2 centímetros se considera problemática. La diástasis abdominal de los rectos puede ocurrir en cualquier momento en la segunda mitad del embarazo, pero es más frecuente después del embarazo cuando el tejido de la pared abdominal es laxo y  ya no proporciona el soporte adecuado para el torso y los órganos internos .

Un ligero aumento de la línea Alba es normal en los embarazos. La diástasis abdominal de los rectos se produce en aproximadamente en el 30% de todos los embarazos.

Fisioterapia i recuperación diástasis abdominal de los rectosFisioterapia i recuperación diástasis abdominal de los rectos

La diástasis abdominal de los rectos reduce la integridad y la fuerza funcional de la pared abdominal y puede agravar el dolor de espalda y la inestabilidad pélvica. La existencia de una separación de los rectos en un embarazo previo, predispone a sufrir diástasis de rectos en un segundo embarazo. Las mujeres que esperan más de un bebé, las mujeres pequeñas, las que tienen un aumento de la curvatura lumbar, o con el tono muscular abdominal pobre están en mayor riesgo. La genética también juega un papel importante. Para algunas mujeres, es simplemente como su cuerpo responde al embarazo.

No existe mucha evidencia científica sobre cuál es el mejor proceso para tratar la diástasis abdominal, pero sí existe un consenso entre los profesionales sanitarios que nos dedicamos sobre cómo debe abordarse la diástasis de rectos.

Desmentir algunos mitos que existen alrededor de la diástasis abdominal de los rectos

– La diástasis abdominal de los rectos provoca un daño permanente en su abdomen.

– La diástasis abdominal de los rectos requiere reparación quirúrgica.

– La diástasis abdominal de los rectos provoca hinchazón permanente del abdomen.

– La diástasis abdominal de los rectos causa dolor.

– Los músculos abdominales siempre estarán más débiles después del parto.

– Todas las mujeres tienen que esperar al menos seis semanas después del parto antes de comenzar los ejercicios abdominales o programa de recuperación posparto.

Autodiagnóstico de la diástasis abdominal de los rectos

1. Acostado boca arriba con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies en el suelo.

2. Coloque una mano detrás de la cabeza, y la otra mano en su línea Alba, a nivel de ombligo.

3. Con su pared abdominal relajada, presione suavemente sus dedos en su abdomen.

4. Dirija su mentón hacia el esternón aproximando el tórax a la pelvis.

5. Mueva los dedos a través de su línea Alba, buscando los lados derecho e izquierdo del músculo recto abdominal

No se asuste si nota un “agujero” en el abdomen en las primeras semanas después del parto, en estos momentos el tejido conectivo en la línea Alba es laxo. Progresivamente recuperará su antigua densidad y elasticidad, y el “agujero” se convertirá en menos profundo, y si hace los ejercicios adecuados en más estrecho también.

Diagnóstico diástasis abdominal de los rectos

Signos de la diástasis abdominal de los rectos

– Una diferencia de más de 2 dedos cuando el recto abdominal está en contracción.

– La separación de los rectos abdominales no se reduce a medida que contrae la pared abdominal.

– Se puede ver una pequeña colina que sobresale a lo largo de la longitud de la línea Alba.

Tratamiento y recuperación de la diástasis abdominal de los rectos

Antes de iniciar la recuperación de la diástasis abdominal de los rectos es necesario que la valore un profesional con el fin de orientarla en los ejercicios y las terapias idóneas en cada momento del proceso.

Actualmente tanto la experiencia clínica como la evidencia científica concluyen en que la combinación del trabajo de músculo transverso del abdomen y la electroestimulación de los músculos rectos del abdomen es la manera más eficaz de tratar la diástasis abdominal de los rectos. También se utiliza los vendajes neuromusculares (kinesiotape) para potenciar el efecto del tratamiento anterior aunque no existe evidencia científica de su eficacia. Os detallamos en que consiste cada punto.

– Trabajo músculo transverso del abdomen Se busca trabajar el músculo abdominal que ejerce la función de faja natural del cuerpo reduciendo la presión de las vísceras sobre la pared abdominal con diástasis. De esta manera se evita tanto la hernia abdominal como el aumento de la separación de los rectos. En este punto se suele utilizar la gimnasia abdominal hipopresiva aunque se complementa con otros tipos de estimulación muscular.

Tratamiento diástasis abdominal de los rectos

– Electroestimulación de los músculos rectos del abdomen. Cuando existe diástasis abdominal de los rectos está desaconsejado realizar ejercicios abdominales típicos conocidos como Crunch. Se desaconsejan porque durante el ejercicio se da un aumento de la presión intrabdominal que puede empeorar la diástasis. Con la electroestimulación se consigue trabajar los músculos rectos del abdomen sin aumentar la presión intrabdominal.

– Kinesiotape para la diástasis abdominal de los rectos. Mediante un sistema de “X”, se intenta aproximarse de manera mecánica los dos rectas para que la recuperación sea más rápida y eficaz.

Recuperación de la diástasis abdominal de los rectos

Se considera que la diástasis abdominal de los rectos se resuelve cuando la separación entre los dos rectos es menor a dos dedos de ancho y cuando la línea Alba vuelve a ser un tejido denso y elástico. Con el trabajo idóneo durante el posparto y la supervisión adecuada la resolución de la diástasis abdominal de los rectos se produce alrededor de los 9 meses, dependiendo de cuál sea la separación de la que se parte.

En este punto ya no tiene que notar que tenga un agujero en el abdomen, en este momento ya no existe el riesgo de hernia u otros problemas asociados a la diástasis abdominal de los rectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *